¿Simples o sencillos?
octubre 12, 2017
¡El que era, el que soy, el que seré!!!
enero 18, 2018

Coordenadas de felicidad

¿Qué son las coordenadas de felicidad?   Un lugar.  Por cierto, donde quiero permanecer!

 

La lectura me apasiona porque aprendo, me entero, me divierto, me llena de nuevas ideas y formas de escribir, me inspira y siempre mejora mi vida. Cada cabeza es un mundo y compartir nuestras perspectivas siempre es positivo, incluso para desestimarlas.

Este año me he tomado más en serio el tema de la gratitud porque leyendo y haciendo un recuento de las veces que en mi vida he sido agradecida, he podido darme cuenta que mis sueños se han cumplido cuando me he estacionado en ese estado de gratitud, en ese amanecer de bendiciones, en esa actitud poderosa del amor que todo lo puede.

A veces puede resultar difícil establecer conexión entre nuestros negocios, la prosperidad y nuestras formas de ser, porque tenemos resistencias naturales a no creer lo que no vemos; pero si tomáramos la decisión de explorar otros caminos con la sola intención de hacernos la vida más fácil, seguramente nos sorprenderíamos.

Libro antiguo

La Biblia es uno de los libros más antiguos que existen, y desde el Génesis donde se habla de la creación explica que lo que se ve, existe a partir de lo que no se ve. Cuando habla de la fe en el libro de Hebreos, explica que ella es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve! Si pasamos por el libro de Juan, el discípulo amado, nos enteramos que : “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir pero yo (Jesús) he venido para que tengan vida y vida en abundancia”, es una promesa.

Todo lo anterior que no es otra cosa que un asomo a lo que somos como creación de Dios, habla de la relación entre ser y tener!

Clásicos para todo emprendedor, hombre de negocios

Hay una lista obligada de libros para todo hombre de negocios, porque si bien todos nacemos con talentos, no a todos se nos dota de forma innata del talento de hacer dinero. Por ello y para ello, se han escrito libros que en el tiempo han evolucionado mediante la interpretación de otros autores o han sido enriquecidos con otros puntos de vista y diferentes experiencias. Entre otros podemos nombrar:

-Piense y Hágase rico, Napoleón Hill

-Cómo ganar o influir sobre las personas, Dale Carnegie

-El Mito del emprendedor, Michael Gerber

-Padre rico, Padre Pobre. Robert Kiyosaki

-Más allá de la cumbre, Zig Ziglar

-Los 7 hábitos altamente efectivos , Steven Covey

En todos se nos habla de cómo desarrollar poder mental traducido en disciplina, hábitos productivos, mentalidad positiva, persistencia, fortaleza de carácter que no es otra cosa que decencia y dominio propio. Cuando tenemos estabilidad, equilibrio mental y emocional, tenemos entonces la capacidad de apreciar los detalles de la vida.

Hay también libros más contemporáneos de autores, que nada tienen que ver con el mundo de los negocios pero que ahondando en una “filosofía” new age fomentan la paz mental, el amor y la actitud armónica. Con resultados extraordinarios, debo decir.

Sin desestimar el valor de cada uno de los referentes nombrados y destacando en particular que podría remitirlos todos finalmente al primero que nombré, lo cierto es que bien vale tomarse el trabajo de ser mejor persona si queremos progresar y disfrutar de nuestros éxitos.

Esta demostrado a través de la historia y de biografías de famosos, que personas con mucho éxito financiero no lograron obtener felicidad porque tenían las coordenadas erradas. Nadie quiere tener éxito financiero y a la vez tener un desastre de vida personal, que le prodigue insatisfacciones, depresión o soledad.

Detalles que podemos agradecer

Todos estamos en la capacidad de agradecer lo obvio, pero de lo que se trata es de desarrollar la capacidad de agradecer aquello que no vemos de forma tan clara. Y para ello es vital desarrollar la capacidad de disfrutar. Si no disfrutamos no podemos agradecer.

Agradezcamos las demostraciones de afecto entre la familia, los amigos, las comodidades, los caprichos alcanzados que nos hacen felices así sea por momentos, la risa, la buena conversación, el encuentro casual y grato con algún conocido, el rico olor a tierra mojada cuando inicia la lluvia, percibir el agradecimiento de las plantas cuando sobre ellas cae agua del cielo y se llenan de belleza y energía; agradecer un elogio, un regalo, la vida y sus bendiciones; siendo generosos con la sonrisa, con un saludo, con lo que tenemos. Incluso podemos agradecer lo que nos molesta o no nos gusta o nos causa miedo o ira, porque eso nos esta mostrando algo que debemos trascender para seguir adelante en el proceso de mejorar como seres humanos.

En otras palabras: la ira, la envidia, el miedo, el conflicto, la gula, etc, son “frutos de la carne”, que no tienen ningún asidero espiritual. Y si de lo que se trata es de re-conectar lo espiritual con lo terrenal, entonces esas oscuridades con las que convivimos podemos agradecerlas y trascenderlas afirmando con la palabra “ que no tienen poder sobre nosotros” y que ya no nos hacen sufrir… y a través de la afirmación de lo que queremos, permanecer amables, confiados, optimistas, seguros de que lo mejor que pueda suceder, eso será. Es una forma, habrán muchas. Nos toca a cada uno descubrir cual nos sirve en lo personal.

Esas son nuestras coordenadas de felicidad, las que estamos permanentemente reubicando en nuestro interior, como cuando buscamos una dirección y nos extraviamos y el GPS dice: “recalculando”. Eso es vital, porque es en ese estado de paz, armonía y agradecimiento, que puede parecer tonto o idealista, en el que somos capaces de atraer lo mejor hacia nosotros.

En el fondo quienes rechazan esa verdad, lo hacen porque se les dificulta ser como niños en un mundo lleno de preocupaciones y problemas de adultos. O porque acostumbrados a las dificultades, les parece irresponsable vivir el hoy de forma tan elocuente. O porque el autodominio, la humildad y la belleza interior son un camino escabroso para sus complejas almas.

Cualquiera que sea tu caso, probar no nos va a quitar nada, al contrario el tener un mejor ánimo, mínimo stress, mayor fe y esperanza, nos puede dotar de creatividad y mayor capacidad de resolución de los problemas de la vida, dificultades financieras o incluso de los retos creativos que nos planteamos. Recordemos que la creatividad esta imbuida en todo, tiene su parte en todo aquello que queramos dilucidar con genialidad y originalidad.

¿Quieres mejorar en lo que haces? ¿En lo que eres? ¿En tus proyectos? Probemos por un tiempo a darle prioridad al ser y el tener se manifestará en consecuencia.

La invitación este 2018 es proponernos ubicar nuestras coordenadas de felicidad y permanecer en ellas el mayor tiempo posible. Somos seres humanos y claro esta  tenemos necesidades, costumbres, hábitos, pero ellos son solo el acicate de la vida, jamás el objetivo principal.

Este año lleno de retos, desafíos y motivación comenzó de lo mejor! estamos vivos. Lo demás es carpintería…

Esperamos sus comentarios y nos leemos en el próximo post.

 

 

 

 

1 Comment

  1. Isbelia Gómez dice:

    Muy interesante el tema. Me sorprende, pq yo misma he tenido un pensamiento tenaz, desde hace algun tiempo, sobre cómo debo, a estas alturas de mi vida, lograr un cambio. Y con la llegada del nuevo año, me vino una inspiracion divina. Decidi poner en practica un sistema que me ayude a recordar, que debo ser agradecida, con Dios y con mis semejantes. Hice una lista de todas mis carencias emocionales y afectivas , y confio en Dios, que pronto podré ver los resultados. Buscare lecturas relacionadas con el tema. Gracias Tibi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *