¿Pienso positivo y…?
enero 26, 2017
Pensamientos con poder
febrero 9, 2017

Creencias autolimitantes

Quedamos la semana pasada en definir el origen y el tipo de creencias autolimitantes que podemos estar practicando sin saberlo. Porque nuestro cerebro es como una computadora que una vez programado, arranca en automático cada día. La programación inicial se hace desde la infancia, a lo largo de nuestra vida y alrededor de nuestros familiares, como protagonistas de nuestros aprendizajes.

Ese es nuestro habitat inicial; con el que nos desenvolvemos hasta que tenemos consciencia de cuestionar si realmente nos sirve o no para las expectativas que tenemos de la vida. Si hay algo increíblemente poderoso que tiene la parte más importante del cuerpo, – entiéndase el cerebro- es que lo podemos reprogramar a nuestro antojo. Y es por eso que vamos a comenzar como los médicos, haciendo un diagnóstico que nos indique qué tan enfermos estamos!

La palabra de Dios dice así:

-“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen y semejanza los creó; varón y hembra los creó.” Gen 1:27

– “Si puedes creer, al que cree todo le es posible.” Marcos 9:23

– “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos …” Salmo 33:6

– “Así como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos” Isaías 55:9

(Podría haber utilizado referencia de eminentes psicólogos, pero tomando en cuenta que la Biblia fue primero, preferí su referencia.)

Entonces por extensión nuestras creencias, palabras y pensamientos tienen poder y de ellos derivan nuestras acciones. El orden en que aparecen en nuestra mente los conceptos que estamos manejando es el siguiente:

  1. Creencias…..   2. Pensamientos……. 3. Sentimientos…… 4. Acciones

Las creencias autolimitantes nos lanzan al rincón de la oscuridad, desde donde no podemos avisorar el final del túnel, nos pone a rumiar entre nuestros pensamientos más inútiles. Estas pueden ser resumidas en 3 irracionalidades principales:

-Un impulso autodestructivo.

-Intolerancia o frustración.

-Culpar y condenar a otros.

Desglosemos y analicemos.

  1. Debo ser tratado con justicia”. Es algo tan relativo, depende de tantos factores externos que no podemos controlar que, incluso creyendo tener la razón podemos estar totalmente equivocados. Nos llenamos de frustración y deseos de venganza… en vez de “surfear sobre la ola” y buscar el lado positivo.
  2. No debo sufrir incomodidades en la vida”.Hay situaciones que ameritan confrontación pero no deseamos hacerlo porque no queremos sufrir el mal rato o las consecuencias. A menudo preferimos abandonar un proyecto cuando las cosas se tornan desagradables o incómodas, en vez de resolver! El detalle esta en que el crecimiento y el progreso se ubican justo donde se requiere un mayor esfuerzo.
  3. Debo tener buenas relaciones con todos”. Dice un refrán popular: uno no es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. Sería realmente agotador e inviable. Sin embargo podemos esforzarnos de forma genuina por interesarnos en la otra persona, eso siempre nos traerá respuestas positivas.
  4. Es terrible cometer un error”. Sentirnos inútiles cuando cometemos un error es una trampa horrible en la que podemos caer muy seguido; para complemento nos bloquea para seguir adelante. Es importante reconocernos como seres humanos falibles, y cultivar la constancia, la fe en Dios y en nosotros, para corregir y salir adelante.
  5. Si no tengo un buen desempeño, no sirvo”. La perfección la mayoría de las veces se convierte en una muralla china que nos impide ver el otro lado del paisaje, nos impide valorar nuestros progresos, ponerlos en práctica para corregir y caminar en positivo. Además nos afecta en lo interno causándonos ansiedad y depresión.
  6. Quien me trata mal merece un castigo”. La venganza es una emoción inaportante, cada vez que la tengas deséchala! Si eres espiritual ora por sanidad, y en el proceso encontrarás solución; si eres ateo busca tus propios medios-reorienta esa energía. La verdad es que posiblemente lleve tiempo, determinación y fortaleza superar el impase, pero valdrá la pena.
  7. “La inmediatez en lo que quiero es un derecho, no tengo por qué esperar…”.Su base esta en un sentimiento de auto importancia que ignora la curva de aprendizaje que debemos recorrer en los procesos de la vida, por ello se transforma en un saboteo automático y demuestra una gran falta de amor y tolerancia con nosotros mismos.
  8. “No puedo controlar mis sentimientos”Abarca comportamientos inadecuados como gritos, insultos, maltrato hacia otros. Hoy en día se le denomina falta de inteligencia emocional. Podemos aprender a controlar los impulsos irracionales, hay herramientas valiosas y sencillas como contar hasta 10 antes de hablar, retirarse antes de cometer una imprudencia, aceptar que en las relaciones humanas no podemos decirle al otro todo lo que pensamos.

               “Para triunfar, es necesario aceptar el mundo tal como es y elevarse por encima de él”.  Michael Korda, autor y escritor estadounidense.

Espero sus comentarios; la semana que viene estaremos conversando sobre: la verdad de lo que pensamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *