Pensamientos con poder
febrero 9, 2017
Metas y resultados.
febrero 23, 2017

¿La actitud se hereda?

 

 

Una vez más nos volvemos a encontrar en este rato de tertulia sobre temas que incumben a la gente de negocios. Gente que hace negocios, que le gustan los negocios, que los mira de lejos, que fisgonea y flirtea con ellos, que se muere por estar metido en ellos o que ya esta de cabeza disfrutándolos o sufriéndolos.

Consideré pertinente darle un capítulo aparte a los hábitos porque de ellos depende nuestra actitud. Así de tajante, así de importante y así de sencillo! No hay nada más que inventar; somos un reflejo de lo que acostumbramos hacer día a día. Los hàbitos son costumbres o rutinas que se adquieren a partir de repetir conductas similares. Podemos atesorar hábitos beneficiosos o perjudiciales sin siquiera saberlo, por repetición de lo que se hacía en nuestros hogares, por influencia de alguna amistad o por decisión propia, adquirimos hábitos nuevos a lo largo de la vida.

He dividido los hábitos en tres bloques primordiales, a saber:

  • el bloque de la salud o permanente.
  • el bloque de la productividad.
  • el bloque afectivo

En el bloque de la salud debemos incluir deporte, alimentación sana, espiritualidad (oración, estudio de la biblia, meditación). Es lo que nos llena de fuerzas para seguir adelante. Se vacía cada día y debemos llenarlo cada mañana y a lo largo del día mantener un comportamiento coherente con ellos.

El deporte no es igual para todos, lo importante es saber que de media hora en adelante ofrece beneficios, mínimo 4 veces por semana  y que incluya cardio.

La alimentación va desde comer carnes magras y balanceado hasta los más extremos como los vegetarianos veganos, como quiera que sea debes saber que mientras más liviano y frugal comas, tu cerebro y tu cuerpo te lo agradecerán y te lo devolverán en ideas y experiencias prolijas para compartir. Entre los personajes de la historia que se precian de ser vegetarianos encontramos por ejemplo a Einstein, Newton, Pitágoras, Steve Job, por nombrar algunos de los más extremos. Lo cierto es que en esa tendencia irán tambien relacionados tus logros.

La espiritualidad es indispensable, el alimento para el alma. Hay un pasaje hermoso de la biblia que dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” Juan 15:5 , comprendiendo el hecho de que no todos creemos en lo mismo, la fe es un elemento esperanzador, renovador que además nos conecta con la creatividad. Basta leer la vida de personajes como Srinivāsa Aiyangār Rāmānujan, matemático indio,  para tener al menos un atisbo de la maravilla que eso puede significar en nuestra vida, aún cuando esta no esté llena de lujos o en apariencia de oportunidades.

En el bloque de la productividad nuestros hábitos van a depender de nuestra profesión, sin embargo hay hábitos elementales como por ejemplo, llevar una agenda, escribir temprano un listado  de actividades del día, tener horas de absoluta introspección sin atender teléfono, ni recibir clientes para desarrollar ideas, hacer cada mes tormentas de idea para los proyectos pendientes, en fín lleva su trabajo delimitar cuáles son esos hábitos que me han de servir para ser más productivo. Finalmente la disciplina y cumplimiento de esos hábitos al final del día me harán más productivo.

Por último el bloque de la afectividad, escuché en estos días de una renombrada psicóloga que se requieren 12 abrazos diarios para ser felíz. A esto llamo yo actitud! se los puedes dar a las personas con las que vives, a tu mascota, a aquellos empleados de más confianza, a algún buen cliente que tengas. Ojo hay abrazos de abrazos pero aunque la intensidad pueda variar, abrazo es abrazo . Y a lo que vamos es que requerimos el contacto humano para ser felices, para llenar ese tanque emocional. Cuando hacemos el hábito no hay mal humor que valga, porque una sonrisa, una picada de ojo derrumba todo mal carácter y nadie se resiste a un rico abrazo. Ni que hablar de una sonrisa, de unas palabras de aliento…El cambio en las personas no esta supeditado a la edad sino a la necesidad personal de querer una vida mejor. Nadie cambia porque otro lo necesite, cambiamos solo porque dejamos de estar conformes con quienes somos y queremos algo mejor.

Llegamos finalmente a la Actitud, si señor, la actitud se construye a punta de crear hábitos saludables! waoooo que alivio saberlo!! Y no perdamos de vista que estar mejor siempre requiere un esfuerzo. Vivir bien, disfrutar cada vez más de lo que nos gusta, aprender a apreciar la vida no es para cualquiera, no es para todos. Es solo para aquellos que están dispuestos a hacer el trabajo.

La próxima semana hablaremos de la ruta para establecer metas y crear hábitos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *